lunes, 3 de diciembre de 2012

vivir bien?


Pero, ¿qué será vivir bien?,
 será qué vivir bien está ligado a los intereses personales de cada quien; y que la definición de estos dos conceptos tan amplios (vivir bien) varían dependiendo de la subjetividad. Pues vivir bien, entre otras cosas, está relacionado en vivir en armonía con Dios, la naturaleza, consigo mismo y por supuesto con el prójimo.
Vivir bien es obrar de tal manera que no se presenten remordimientos y que se tenga siempre la plena certeza que a pesar de todo, se procedió de manera correcta, para lo cual se necesita de sabiduría, esta entendida como: “tomar las decisiones correctas, en el momento indicado, siendo cauteloso y prudentes, y previendo el porvenir y las implicaciones, tanto positivas, como negativas, que podrían traer nuestras decisiones”.
Uno de los principales elementos de vivir bien es estar en paz consigo mismo y con el otro, gozar de tranquilidad, paz interior, con una mente despejada, disfrutando de cada maravilla que nos trae la vida, la naturaleza y las personas que nos rodean. Disfrutar de cada minuto del tiempo y no caer en la trampa de la rutina y dejar pasar el tiempo, sin lograr un equilibrio entre las cuatro áreas fundamentales de la vida: espiritual, físico, mental y afectivo. Es decir no dar prioridad a un único aspecto en nuestras vidas, dejando de lado o descuidando los otros, pues vivir bien es armonía y la armonía no es más que equilibrio.
En síntesis el arte de vivir bien está asociado a la comprensión de lo frágil y corta que es la vida, ya que así se logra entender que la vida es demasiado delicada y corta como para desperdiciar nuestros días en cosas que no valen la pena y perder el privilegio de disfrutarla al máximo. Muy bien dice el dicho, “no se trata de cantidad, sino de calidad”. Calidad de vida, calidad de tiempo. O que satisfacción más grande que llegar a viejo y recordar todo lo vivido con alegría, sabiendo que no se perdió tiempo, que se tiene una verdadera satisfacción personal por lo que se hizo y que se vino a este mundo con uno o varios objetivos que se cumplieron, que se logró una misión en la vida. Pero, si se murió joven, también es satisfacción para los demás el saber que hasta el último día se disfrutó y que en el rostro se refleja una sonrisa que lo dice todo…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada